La Sangre Preciosa (La Saga de las Cinco Cosas Preciosas de la Vida Cristiana nº 3) por J. L. Flores

La Sangre Preciosa (La Saga de las Cinco Cosas Preciosas de la Vida Cristiana nº 3) por J. L. Flores

Titulo del libro: La Sangre Preciosa (La Saga de las Cinco Cosas Preciosas de la Vida Cristiana nº 3)

Autor: J. L. Flores

Número de páginas: 31 páginas

Fecha de lanzamiento: September 24, 2018

La Sangre Preciosa (La Saga de las Cinco Cosas Preciosas de la Vida Cristiana nº 3) de J. L. Flores está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

J. L. Flores con La Sangre Preciosa (La Saga de las Cinco Cosas Preciosas de la Vida Cristiana nº 3)

La vida de Pedro estuvo marcada por una serie de altos y de bajos; desde tener una revelación tan clara y elevada acerca de Jesús en Cesárea de Filipo (Mt. 16:13-20) hasta negar al Maestro (Mt. 26:32, 75); de ser el ardiente líder del día de Pentecostés (Hch. 2:14), a ser un hipócrita entre los hermanos de las iglesias en Galacia (Gá. 2:11-13). Si somos sinceros, nos daremos cuenta, que tal vida cristiana, no tiene nada que envidiarle a la nuestra. Pero, pese a todos los marcados contrastes en la vida de Pedro, él, al final de sus días, pudo reflejar en su vida un notable crecimiento en la gracia y en el conocimiento de Su Señor y Salvador Jesucristo (2 P. 3:18); a tal punto, que no dudo ni siquiera un instante en entregar su vida por la iglesia y por la causa de su amado Maestro (2 P. 1:14; 1 P. 5:8-9). ¿Cuál fue entonces el secreto que hizo remontar al fluctuante Pedro a estas cumbres de la vida cristiana? La respuesta yace en sus escritos, en los cuales, más que plasmar simples enseñanzas, Pedro retrató su experiencia cristiana para brindarnos así, las claves fundamentales que llevan a un hijo de Dios a la vida cristiana victoriosa. A estas claves, Pedro les llamó: ‘preciosas’. Porque son de alto valor para aquellos que las experimentan y las hacen suyas; y porque a su vez, conducen a los que las disfrutan, a la honra y aprecio por parte de Dios.