URUGUAY CON AMOR (AL PASO POR AMÉRICA DEL SUR nº 1) por Francisco Molina Infante

URUGUAY CON AMOR (AL PASO POR AMÉRICA DEL SUR nº 1) por Francisco Molina Infante

Titulo del libro: URUGUAY CON AMOR (AL PASO POR AMÉRICA DEL SUR nº 1)

Autor: Francisco Molina Infante

Número de páginas: 175 páginas

Fecha de lanzamiento: March 8, 2013

Editor: Francisco Molina Infante

Descargue o lea el libro de URUGUAY CON AMOR (AL PASO POR AMÉRICA DEL SUR nº 1) de Francisco Molina Infante en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Francisco Molina Infante con URUGUAY CON AMOR (AL PASO POR AMÉRICA DEL SUR nº 1)

Volvimos al coche y nos acercamos al centro hasta las inmediaciones de la Plaza del Ferrocarril, donde también se encuentran las instalaciones de la Estación de Autobuses y un gran árbol: que nos impresionó gratamente; quedando justo enfrente del edificio. Es el árbol de Ibirapitá -según nos contaron posteriormente-; sobre él ronda una hermosa historia de amistad y romanticismo: -el árbol padre del actual, fue traído del Paraguay por el señor Baltasar Brum, en gratitud por haberle dado protección durante su exilio-. El señor Brum, debió ser un prócer muy importante para la ciudad y, se nota que es recordado con mucho cariño y respeto; –es el mismo personaje que da nombre a una de las mayores avenidas de la ciudad- por la que se accede a la ciudad desde el sur o mejor dicho desde la ruta que viene de Rivera, que fue la que trajimos nosotros horas antes. Habíamos hecho un rápido recorrido, muy animados por lo que vimos y ahora acordamos buscar hotel para poder alojarnos esta próxima noche. Encontramos alguna dificultad para conseguir habitación y, ya pensábamos que tendríamos que proseguir la marcha hacia otros lares, cuando a la tercera tentativa por algunas recepciones hosteleras: encontramos alojamiento y nos admitieron en el Hotel del Norte, situado en la Avenida Coronel Carlos Lecueder muy cerca de donde teníamos estacionado el coche; que estaba dentro del recinto de estacionamientos de un gran supermercado, -si mal no recuerdo- estaba en la Plaza Batle y Obelisco. Consideramos que era algo tarde para ir a cenar a la zona del Parque de Rodó -que habíamos visitado al llegar a la ciudad aquella misma tarde-, por desconocer la situación de seguridad existente a esas horas y pensábamos –que en tales circunstancias de dudas hacia lo desconocido- era más juicioso, el preservarnos lo más posible y no tentar la suerte; luego nos dijeron que la ciudad en toda su extensión es muy segura y los turistas son muy respetados, bienvenidos y queridos en todas partes. Después de tomar posesión de nuestra habitación en el primer piso, deshacer nuestro equipaje y adecentarnos adecuadamente; volvimos a la calle y cogimos nuevamente el vehículo, para proseguir nuestro recorrido en conocimiento de la ciudad y encontrar otro sitio que fuese de nuestro agrado para cenar. Indudablemente la mejor zona de relax en toda la ciudad de Artigas, estaba situada en los alrededores del Parque Rodó y muy especialmente a lo largo de la Avenida 7 de Septiembre; eso es lo que nos pareció a ambos y así lo relato. Después de un largo recorrido por las principales avenidas, calles y plazas; observando desde el interior del coche todo aquello que se aparecía ante nuestros ojos, volvimos a las inmediaciones del hotel para dejar el auto en el aparcamiento vigilado, hasta la mañana siguiente en que volveríamos a utilizarlo nuevamente. A pié, nos dirigimos a cenar en un restaurante que está situado en la Plaza del Ferrocarril. Acomodados en una mesa con sillones de mimbre pedimos para cenar un pescado a la plancha, que acompañamos d